LA IGUALDAD DE GÉNERO EN PUESTOS DIRECTIVOS NO LLEGARÁ HASTA 2057 SI NO SE ADOPTAN MEDIDAS

Las mujeres representan un porcentaje del 60% en las titulaciones superiores mientras que su presencia en los consejos de administración en España se reduce al 11%

A pesar de que las mujeres son las mayores consumidoras y las principales encargadas de tomar decisiones de compra, “tan solo un 12% de las empresas analizan actualmente su cartera de clientes desde el punto de vista del género”. Es un dato incluido en el informe Women as Leaders. Inspirando la Igualdad, elaborado por PwC y comentado hoy en el marco de Forinvest por Sandra Deltell, socia responsable del área de Auditoría en la firma, en un acto organizadopor EVAP, la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia.

Según los datos del informe elaborado por PwC en 2012 La Mujer Directiva en España, frente a una presencia del 60% en las titulaciones superiores, las mujeres tan solo representaban entonces una cuota del 11% en los consejos de administración en las empresas españolas y un 8% en la alta dirección. Según Sandra Deltell, “estas cifras están mejorando ligeramente, si bien están todavía muy lejos del porcentaje óptimo”. Así, si no se adoptan medidas para corregir estas desigualdades, no será hasta 2057 cuando se alcance la igualdad.

Según ha asegurado Ana Galeano, asociada de EVAP, “existen numerosos estudios que avalan la diversidad de género como un valor para aportar rentabilidad a la empresa, desde una mejora de resultados hasta un mejor comportamiento en los mercados bursátiles”. Pero como ha recordado Sandra Deltell, todavía existen barreras que dejan fuera del mercado laboral un porcentaje muy importante del talento femenino, desde la dificultad para conciliar vida laboral y familiar, hasta la ausencia de sistemas de promoción transparentes basados en la meritocracia o barreras culturales. Además de una brecha salarial que oscila entre el 20% y el 25%. Para Amparo Ribera, directora senior y miembro de distintos consejos asesores y de administración, la mujer ha sido una de las principales perjudicadas laboralmente por la crisis, y con una tasa de actividad 13 puntos por debajo de la del hombre y dos puntos por encima en la de paro.