Digitalización, bajos tipos de interés y presión regulatoria irrumpen como los grandes retos de la banca tras la crisis

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, analizan la situación del sistema financiero español en la inauguración de Forinvest

València, 7 marzo 2018.- Forinvest, el mayor espacio de networking financiero-empresarial del país, arrancó hoy en Feria Valencia con la presencia del presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, dos entidades que en los últimos meses se han vinculado estrechamente con la Comunitat Valenciana al trasladar a este territorio sus respectivas sedes y que convierten a València, en palabras pronunciadas hoy por el conseller de Hacienda y Modelo Económicpresidente de Forinvest, Vicent Soler, “en capital financiera de España”. En este sentido, ambos dirigentes han analizado en Forinvest los principales retos a los que se enfrenta el sector de la banca y cómo están reestructurando la operativa de sus negocios CaixaBank y Banco Sabadell para responder a ello.

Así, Jordi Gual, en su conferencia ‘Repensando la Banca’, señaló los cuatro grandes ejes sobre los que deben competir actualmente las entidades bancarias en nuestro país: “Un entorno financiero exigente debido a los bajos tipos de interés, un marco regulatorio más duro después de la crisis financiera, la mala reputación social del sector y un profundo cambio tecnológico que está modificando nuestro negocio”. En este sentido, Gual incidió en el desafío digital para el sector, “más allá de la banca on-line” y que implica la “tecnología móvil, la inteligencia artificial para poder interactuar con nuestros clientes en 24 horas o los nuevos sistemas de certificación descentralizada, el denominado ‘blockchain’”. Así, señaló a “grandes corporaciones bigtech como Facebook, Google o Amazon” como competidores muy intensos “debido a su gran base de usuarios”.

En contraprestación, Jordi Gual ha defendido que CaixaBank puede enfrentarse con éxito a los retos tecnológicos porque pone en el centro al cliente y tiene en cuenta, ha dicho, que “como en la salud, en la que la relación con el médico es una relación de confianza, en la situación financiera la relación con el asesor financiero es de confianza, y esta es la base de nuestra estrategia”. El presidente de CaixaBank expuso la fortaleza de esta entidad debido a su “capilaridad, digitalización con un 33% de penetración en clientes digitales, capacidad de asesoramiento y amplia oferta de productos complementarios al negocio tradicional de la banca”.

En la misma línea, el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, indicó que los grandes retos del sector pasan por la “reducción de los activos problemáticos, la elevada presión regulatoria y los bajos tipos de interés” y, en este sentido, volvió a expresar la importancia de afrontar el “reto estructural” que supone la transformación digital, especialmente en ámbitos como el “big data, la irrupción de nuevos competidores o los requerimientos del cliente digital”. Para ello, Sabadell apuesta, en palabras de Guardiola, en situar al “cliente en el centro nuestra cultura” y desveló algunos rasgos de lo que ha denominado ‘Plan Sabadell 2020’,  y que pasa por “la mejora de la rentabilidad y eficiencia, un crecimiento en torno al 4% anual, la mejora de la experiencia del cliente, la digitalización, mejorar la organización y las personas, y afrontar una mayor presencia en países como México y Reino Unido”.

En la jornada matinal de apertura de Forinvest también participó el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Sebastián Abella, que apostó por un cambio en las pautas de ahorro de los españoles, “que no responde a una lógica financiera sino a una cultura peculiar” y concentrada en el sector inmobiliario y en productos financieros “conservadores”. En este sentido, el castellonense señaló que sería conveniente que el ahorro debería diversificarse en otros instrumentos como el mercado bursátil, algo que podría producirse debido  “al nuevo marco normativo sobre mercados e instrumentos financieros, una mejora de la educación financiera o las nuevas tecnologías y su capacidad de acercar nuevos productos financieros”.

La sesión también contó con la ponencia del presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Pablo Zalba, que defendió el nuevo papel de este organismo  en el apoyo a la financiación de la internacionalización de las pymes españolas. Zalba  ha apostado por “virar a un modelo especializado en actividades aporten valor añadido a la economía española” y en este contexto, ha defendido que el ICO “debe jugar un papel más especializado en apoyar desde el punto de vista de la financiación, la internacionalización de las pymes”. En ese marco, el ICO ha lanzado un nuevo producto, el canal banca internacional, que busca suministrar financiación en moneda local a las pymes españolas, ha explicado Zalba, para quien otro aspecto clave de la etapa de especialización del ICO es impulsar los fondos del plan Junker.

Por otra parte, Amalia Blanco, directora general adjunta de Bankia, ha recordado en su intervención en el Forum Forinvest los duros momentos en los que accedió al cargo de responsable de comunicación de la entidad en 2012, en plena crisis del banco. Ante todo ello, Blanco optó por lo que consideró el camino más honesto: mantener el nombre de la entidad, trabajar internamente para unir al equipo, trabajar la nueva reputación y cambiar la política de patrocinios de grandes eventos, enfocándola a la responsabilidad social corporativa.

En sus distintos foros de debate, Forinvest ha conseguido en su primera jornada una gran respuesta de profesionales asistentes. La undécima edición de este certamen continúa mañana en Feria Valencia con un potente programa de ponencias, en el que se debatirán, entre otros temas, las perspectivas económicas para 2018. En la zona expositiva, Forinvest ha logrado reunir a 122 marcas expositoras -una cifra récord-. Para el conseller Vicent Soler “Forinvest ha logrado mejorar cualitativa y cuantitativamente, integrar el ámbito de las finanzas con la economía y la empresa y convertir a la Comunitat Valenciana en capital financiera de España”.